ONG norteamericana anticipa pronto desabastecimiento de agua en Chile

Santiago enfrenta un rápido aumento de la temperatura, una mayor evaporación y la disminución de las precipitaciones… lo que se combina explosivamente con el hecho de que la demanda por consumo de agua muestra una curva ascendente.

Así lo advierte la ONG ambientalista norteamericana The Nature Conservancy (TNC), que con un millón de socios y 3 mil funcionarios -entre ellos 700 científicos- se dedican a la conservación del medio ambiente. Y entre los 30 países en que trabajan, se encuentra Chile, donde estudian el funcionamiento de la cuenca del Maipo y del Aconcagua.

“La relación de oferta/demanda está muy cercana al máximo en la cuenca del Maipo. El consumo industrial, agrícola y poblacional llega a ser prácticamente el 100% de lo aportado por la cuenca”, admite el coordinador de ciencias de esta entidad, Stephan Halloy.

Por ello, sus estudios han concluido que en la Región Metropolitana la media de disponibilidad de agua está por debajo de los 800 m {+3} /persona al año. De esto, entre el 80% y 95% es usado por agricultura, industria y minería, por lo que quedan sólo de 40 a 160 m {+3} /persona anuales para uso doméstico. Sin embargo, combinando la disminución de oferta de agua -producto del cambio climático- con un aumento de población y demanda agrícola e industrial, la disponibilidad promedio de agua por habitante podría disminuir a menos de la mitad de la actual.

¿Aluviones en aumento?

A este aumento de la demanda se suman otros problemas: el aumento del número de meses sin precipitaciones en la cuenca o el riesgo de tormentas fuertes que provoquen aluviones, inundaciones y erosión.

“Ocurre que hay una presión creciente sobre el suelo: hay más pastoreo, más cabras, más minería y disturbios que afectan a los cerros y su vegetación. Eso genera mayor inestabilidad”, explica M. Sanjayan, científico líder de TNC.

“Además, aquí el agua se está evaporando rápido y las nubes están llevando más humedad. Esto implica que cuando arrecie la tormenta, lo hará con una mayor intensidad y habrá más deslizamientos de terreno”, agrega.

Clave minimizar efectos de hidroeléctricas

Todos estos factores incrementan las consideraciones que hay que tener al definir el uso de la cuenca para fines industriales. La construcción de una central hidroeléctrica, explican, puede generar una serie de efectos colaterales, como la construcción de caminos y la pérdida de la vegetación nativa en la zona.

Para TNC, minimizar esos efectos es clave: “Es muy importante tener humedales, porque actúan como una esponja que absorbe el caudal de agua y luego la transpira lentamente”, explica Stephan Halloy”.

La denominada “Infraestructura Verde” puede ayudar mucho en este aspecto. “Al crearse un dique o un embalse, la empresa debería preocuparse de regular la vegetación y mantener el entorno”, dice Maryann Ramírez, Chile Conservation Manager de TNC.

Según TNC, la forma más eficiente de sostener la infraestructura verde son los llamados “Fondos de agua”, sistema que ya se usa en ciudades latinoamericanas como Lima y Quito.

En esta última ciudad se aplica un pequeño impuesto sobre el agua a las grandes compañías, dinero que se destina a las comunidades que habitan las zonas donde nace el agua, para que cambien sus prácticas agrícolas y tengan más cuidado en las áreas sensibles: “La compañía de agua de Quito gasta menos limpiando el agua, porque la vegetación de páramos reduce la sedimentación. Así, el abastecimiento de agua es mejor y más limpio a largo plazo”, dice Sanjayan.

El “anillo verde”: La estrategia de TNC para proteger la cuenca

El denominado “anillo verde” es un circuito que pretende aumentar las áreas de conservación alrededor de la capital mediante el uso de recursos público-privados. “Sería una zona de parques y de uso sostenible, con mejores prácticas de manejo agrícola y zonas de contacto entre las diferentes áreas, para que la fauna pueda desplazarse”, dicen los representantes de TNC.

Para el biólogo M. Sanjayan, el desafío más grande que enfrenta este proyecto es que en Santiago la mayor parte de las zonas importantes para el abastecimiento de agua son privadas. “Tenemos que ser muy creativos para crear usos de suelos sustentables. Tenemos que asociar a individuos y compañías privadas para que creen el anillo alrededor de Santiago”, dice, buscando incentivos económicos para ello.

 

Fuente: Radio Santiago. 

Etiquetas: , , ,